25.5.09

HISTORIAS DE VILLA SOFIA Y LUIS GUILLON - AÑO 1935 AL 2007

El siguiente es copia fiel del escrito que me fuéra facilitado por el autor del mismo, el Sr Gerardo Touceda París, y que leyera en oportunidad de cumplirse el 45ª Aniversario de la Biblioteca Popular Florentino Ameghino.

"AÑO 1935 AL 2007

HISTORIAS DE VILLA SOFIA Y LUIS GUILLON


Las tierras que se encuentran en las cercanías de Camino de Cintura (Ruta 4), hasta el Arroyo Santa Catalina y de la Av. Uriburu a las vías del ferrocarril, pertenecierón a Doña felicitas Álvarez de toledo y Doña María Luisa Álvarez de Toledo.
A orillas del Camino de Cintura y Av. Uriburu una fila de Eucaliptos de gran tamaño, bordeaban la finca y en el interior había árboles en grupo y por separado en distintas direcciones, también había plantas frutales, en especial perales.
Una parte del terreno estaba sembrada de alfalfa y el resto de maíz y otros frutos.
También se encontraba el chalet para la vivienda y un galpón de gran tamaño, para guardar la cosecha.
En el año 1935, se urbanizó en 84 manzanas y 840 lotes quintas, que medían 24,25 metros de frente por 38,70 metros de largo. Estas medidas variaban en algunos casos.
A las calles se las denominó por números, iban de 1 al 18.
En el año 1935 se remató y vendió por Frus Zapiola y Compañía, se donarón 3 lotes quintas, a la Municipalidad de Esteban Echeverría, que dan a las calles Florentino Ameghino entre Madariaga y Mendoza, donde funciona la Biblioteca Florentino Ameghino desde el año 1964 (43 años al servicio de la población).
Los lotes quintas, variabn su precio dependiendo de la ubicación, cerca del arroyo el precio era de $ 8 mensuales por diez años, los lotes ubicados en Av. Uriburu (Hoy Bvar. Bs. As.), Camino d Cintura y cerca de la estación, sus precios variaban de $ 12 a $ 15 por mes, por el término de diez años.
Después de un tiempo se empezó a construir mampostería, ya que estaba prohibido otro tipo de construcción que no tuviera el plano correspondiente.
Los servicios de transporte de pasajeros, eran el ferrocarril y colectivos hacia la capital. La Ruta 4 se llamaba Camino de Cintura, Avenida Santa Catalina y Camino de la Tradición, estaba sin asfaltar.
Al principio no había electricidad, después de un tiempo hubo calle por medio y luego se extendió a todo Villa Sofía.
Los primeros servicios a domicilio fuerón la Panificación Argentina y Euskal-Echea. El reparto de leche de Serafín Dieguéz y el de carne de Juan Dieguez, tomaban el pedido y lo entregaban al otro día.
También comenzarón a pasar vendedores ambulantes que ofrecían distintos productos; cuando necesitábamos productos de almacén íbamos a lo de Tronchín, que tenía de todo.
En el año 1937, junto con mi padre, nos instalamos en un lote quinta que daba a la calle 16 entre 9 y 10, hoy, Ameghino entre Fader y Bourquet, empezamos a trabajar, papá, el primo Manuel y yo, en la construcción de una habitación de chapa y madera y un baño, a los pocvos dias, empezamos la construcción definitiva en mampostería con los planos correspondientes.
Mientras yo construía la casa, papá seguía con su trabajo, yo también cultivaba la huerta, me sentía contento.
Enseguida tuvimos vecinos y amigos, los fines de semana nos juntabamos, todos compartíamos la comida, bailábamos y jugábamos a las cartas. Nos divertíamos mucho, lo recuerdo con mucho cariño.
Una vez terminada la casa, tuve mi primer trabajo, en la Pileta San José por el año 1939 cuando se inauguró, fué la primera en zona sur.
Los vecinos construyerón una cancha de bochas para divertirse, los sábados y domingos se acostumbraba a ir a dar una vuelta por la pileta, donde había mucha gente, era muy divertido ver a los bañistas como se zambullían y disfrutaban de los días de calor
1935-1946 que tiempos aquellos, me viene a la memoria estos nombres: Yenca y sus dos hermanas, Kaisser y Bequer dos familias, como olvidarme de ellos si tenían hijas de mi edad.
Don Julián y su esposa, Don Rogelio, amigo de todos.
Al lado nuestro Don Segundo, lo seguía Don Hipólito, enfrente Don Carlos Cabrera y sus dos hermanas y un poco más allá Vacarezza y familia, Don Carlos Ghibaudi, esposa e hijos, Don Cándido Linares un ejemplo, Otarino y el primer almacén y Doña Lola, dueña de la primer carnicería.
Echeverría, quien abrió el primer puesto de diarios y revistas frente a la estación, al lado del eucalipto histórico "que despues de tantos años sigue en pie como símbolo de Villa Sofía".
Claudio Crucera, conocido por la casa del molino, siempre dispuesto a dar una mano, pues era uno de los pocos que tenía auto y teléfono, nuestra relación con él era muy buena, por eso nos ofrecía el teléfono para lo que fuera.
Cuando tuvimos una urgencia con mi padre, enseguida se puso a disposición para trasladarlo a la Capital. Así eran los vecinos en ese tiempo!!!
Las llaves solo se usaban a la mañana al levantarnos y por la noche cuando nos ibamos a acostar.
Las familias que tenían chicos en edad escolar, los mandaban a estudiar a Llavallol ó a Monte Grande, hasta que en una casa de familia de la calle salas se instaló una escuelita con el nombre de San Pedro.
Esa escuela fué creciendo en forma vertiginosa y fué preciso ampliar las instalaciones y se convirtió en el Instituto Mariano Moreno, al cual todos conocemos por su prestigio. (Deseaba tener una información mas completa, y por medio de mi sobrina Sandra Touceda el Instituo Mariano Moreno me facilitó esta información: fué fundado en el año 1957, 12 años antes se había fundado el Colegio San Pedro, en el año 1983 se funda el Jardín de Malén que en este 2008 está festejando sus 25 años.
Para comunicarnos por carta teníamos que ir del otro lado de la vía, que se llamaba Villa Mayo, a la estafeta postal,en el almacén de Fabas, había un buzón para depositar la correspondencia y después de un tiempo de enviarla, preguntábamos si había alguna novedad.
Esto siguió hasta que se instaló una oficina de correos en la esquina de Arana y Fader en Villa Sofía.
En el año 1946 en Camino de Cintura y Uriburu (donde se ubica actualmente el Banco provincia) se inauguró el primer tramo del gasoducto Llavallol-Comodoro Rivadavia. Esa tarde estaba nublada y con amenaza de lluvia, yo tuve la oportunidad de estar presente como mucha gente que asistió, ya que el acto contó con la presencia del Presidente Juan Domingo perón y su esposa Eva Duarte.
Este boletín trata de difundir que existía un pueblo que se llamaba Villa Sofía, desde el año 1936 hasta 1946, fecha en que la Municipalidad de Esteban Echeverría por una resolución y sin consultar a sus pobladores nos impuso el nombre de Luis Guillón.
Un pueblo que olvida sus tradiciones pierde la conciencia de su destino como lo expresaba Nicolás Avellaneda.
Las primeras mejoras que tuvimos por un plan de la Provincia de Buenos Aires en el año 1959, fué el asfalto de las calles Arana, Madariaga y Jorge Newbery.
Con el correr de los años se entubarón las aguas fluviales, se ensanchó la Av. Uriburu y Camino de Cintura, se electrificó el ferrocarril Roca, hoy hay gas y teléfono pero la red de agua corriente y cloacas sigue siendo escasa.
La primera línea local de colectivos fué la linea 4, cuyo recorrido iba desde La Campana por Arana hasta la Rotonda del Camino d Cintura.
Luego la 51 desde capital por Arana hasta Mte. Grande, la línea 501 de Monte Grande por Madariaga hasta Barrio Lindo y desde Mte. Grande por Arana hasta la Facultad de Lomas de Zamora, hoy 245 número 8 y 9.
En el año 1935 las calles llevaban números y en el año 1946 pasarón a tener nombre de la siguiente manera:

Calle 1: Teniente benjamin Matienzo
Calle 2: Jorge Newbery
Calle 3: Dr. Roque R. Favaloro
Calle 4: J. Manuel de Rosas
Calle 5: Jujuy
Calle 6: Teniente Nicolás Correa
Calle 7: José Madariaga
Calle 8: Pedro Mendoza
Calle 9: Teniente Fader
Calle 10: Teniente Félix Bourquet
Calle 11: Capitán Antonio Rosales
Calle 12: Subt. Evangelio C. Ford
Calle 13: Eduardo Arana
Calle 14: Hipólito Yrigoyen
Calle 15: Sub. Teniente Gabaston
Calle 16: Florentino Ameghino
Calle 17: Dr. Cardeza
Calle 18: Int. Galván

Villa Sofía y Luis Guillón tomados de la mano junto a sus pobladores, construyerón una ciudad que la municipalidad declaró Ciudad de los Jardines.

Estas historias las escribió Gerardo Touceda París a la edad de 87 años, quien vive en Villa Sofía desde el año 1937 hasta fecha, 25 de Enero de 2008."

Agradezco de corazón el valioso aporte a la Historia de nuestro querido Luis Guillón